« ¡Shut ! ¡Uds hacen demasiado ruido! » ¿Qué silencio en biblioteca hoy en día?

El ruido en biblioteca es inevitable. Intervenir en la arquitectura de los lugares mediante un aislamiento fónico en el suelo, en los muros y en el techo, y un aislamiento de las zonas de intercambio es por lo tanto una preocupación mayor. Igualmente es posible incitar a los usuarios ser silenciosos a través del ordenamiento del espacio, la elección de los materiales y de los colores y mediante una sensibilización pertinente. Sin olvidar sin embargo que la biblioteca es también un lugar de convivialidad