La autoformación en la Biblioteca Pública de Información

La BPI del año 2000 se consagró a ofrecer y valorizar nuevos servicios destinados a públicos diversificados. La autoformación es uno de ellos, cuya misión es ayudar al público a iniciarse, reciclarse, perfeccionarse en la óptica de las nuevas condiciones de la "formación a lo largo de toda la vida". De esta manera, de la informática de oficina al francés lengua extranjera o al dictado, del código de la circulación al estudio del chino, de la iniciación a Internet al aprendizaje del árabe, el público es cada vez más numeroso. Este se forma solo con la ayuda de documentos multimedias sin tutor ni formador, pero el personal que atiende está siempre listo a guiarlo en sus elecciones y a resolver las dificultades técnicas que puede encontrar.