Retrato de un escultor en tanto que coleccionista, historiador y archivista: Auguste Rodin

El escultor Auguste Rodin había emprendido recolectar conjuntos considerables de archivos y documentos destinados a completar su obra propiamente dicha: biblioteca personal, correspondencia, fotografías de sus obras, recortes de prensa, archivos de todos órdenes y todas procedencias, constituyen una masa considerable y ampliamente heterogénea que el museo Rodin tiene a su cargo administrar, clasificar y proponer a los investigadores al mismo título que las obras mismas. Pero, de hecho, las fronteras pueden ser borrosas entre estos dos ámbitos, como lo ilustra los ejemplos de los dibujos utilizados como anotación por el artista, o el de las fotografías, simples testimonios de la actividad del escultor o, a su vez, verdaderas obras de arte.