Por una biblioteca universitaria reencarnada

Las bibliotecas universitarias no podrían reducirse a su única función documental. Son también y antetodo lugares de vida y espacios de sociabilidad, que las bibliotecas deben reapropiarse llevando verdaderas políticas de valorización y de innovación, y no solamente en materia de documentación digital, para interesarse finalmente por el usuario y por sus prácticas reales. Por eso, es indespensable transformar las competencias y las representaciones de los profesionales sobre las funciones de la biblioteca física, finalmente evaluada.