De beber y de comer: el consumo de alimentos terrestres en la biblioteca universitaria de Angers, entre tolerancia y prohibición

Es el ejemplo de un SCD vivo y moderno que presenta Maxime Szczepanski-Huillery, responsable de la biblioteca Belle-Beille en la BUA, universidad de Angers. Confrontada a una fuerte afluencia de estudiantes que vienen para trabajar, lo más a menudo en grupo, raramente para utilizar los recursos documentales ofrecidos por la biblioteca, el personal siente, aquí como en otras partes, la dificultad de santuarizar los lugares prohibiendo a los estudiantes comer, beber, o discutir (travarder-trabajar charlando). A la escucha de los usuarios (una encuesta LibQUAL+ llevada a cabo en 2008 concluyó en la división de la biblioteca en tres zonas: com, calma y silencio, correspondientes a las expectativas expresadas por los estudiantes), la biblioteca ha adoptado finalmente soluciones pragmáticas: ¡coman, pero no dejen huellas; hablen pero acepten la autorregulación impuesta por sus camaradas! estos avances sólo han podido hacerse porque el equipo ha aceptado los retos ligados a las maneras de trabajar de los estudiantes.