Negacionismo y ética profesional

Un dilema que atañe al ámbito de la ética profesional ha sido vivido en la biblioteca de la Alianza israelita universal de Paris con motivo de visitas repetidas de un negacionismo activo en la sala de lectura. Su presencia ha perturbado las costumbres de acogida de la biblioteca y ha planteado un cierto número de cuestiones sobre la pertinencia del Código de ética profesional de los bibliotecarios en una situación delicada y poco previsible como ésta. ¿Debiamos dejar a un negacionismo beneficiarse de nuestras colecciones? ¿Era posible tolerar su presencia y suministrarle un servicio normal?