Las bibliotecas se esconden para morir

En la época donde la información se vuelve accesible a todos y en todas partes, la biblioteca aparece como una institución amenazada. A pesar de los refranes optimistas de sus defensores, ella pena de ahora en adelante en convencer de su utilidad y pertinencia. Incluso cuando nunca ha logrado imponer su misión de mediación y su función social, la irrupción de lo digital viene a ponerlo en cuestión en su corazón de oficio, la función documental. Cuando los bibliotecarios mismos no están seguros de su supervivencia, ¿qué queda para defender la bliblioteca contra la pérdida de sentido y los cortes presupuestales?