A lo lejos se van las bibliotecas

Tomando resueltamente una postura positiva en el debate sobre el porvenir de las bibliotecas que anima la comunidad profesional, este artículo viene a afirmar alto y fuerte el lugar inevitable de esta institución en la sociedad digital. Las misiones tradicionales de las bibliotecas van a perdurar: Internet no puede sustituirse a ellas en materia de conservación, ni de democratización del acceso a la cultura. A estas misiones vienen a agregarse retos informativos reforzados, pero también desafíos sociales o culturales, que sólo pueden confortar a las bibliotecas en un papel activo de mediación. Finalmente, la dimensión arquitectural de las bibliotecas, tan presente actualmente, viene a afirmar el poder simbólico de una institución anclada en el corazón del espacio urbano, y presagia, para ella, un hermoso porvenir.