¿Biblioteca mínima o biblioteca aumentada?

Se entenderá por “mínima”, no una pequeña biblioteca sino una biblioteca secuestrada y deformada por sus lectores al punto que se interroga: ¿es todavía una biblioteca? Esta interrogación remite a la definición de la biblioteca y a su evolución. ¿Hay un límite que no hay que franquear, más allá de la cual no se podría hablar de biblioteca sino de otro equipamiento, como una muda que se habría producido y que imperceptiblemente nos habría conducido a observar desde hoy en día equipamientos de otra naturaleza? Quizás. ¿Se debe tener miedo?