La red del Syrenor, de las bibliotecas “mínimas” al servicio de la intercomunalidad

Gracias al montaje de las leyes sobre la intecomunalidad, los reagrupamientos comunales conocen, particularmente en el ámbito cultural, un auge remarcable que palía en parte el estallido de las colectividades territoriales francesas. El Syrenor (sindicato de investigación y de estudio del noroeste de Rennes) se constituyó en esta óptica. En lo que concierne a la lectura pública, y partiendo del principio que ninguna biblioteca no es autosuficiente, seis comunas del Syrenor han escogido mutualizar sus medios con el fin de asegurar un servicio de calidad a los habitantes, asegurando al mismo tiempo economías de escala significativas.