La biblioteca mínima vista de la Correze

Las pequeñas bibliotecas no podrían ser consideradas como una excepción, puesto que éstas son la norma, particularmente en los departamentos rurales como el de la Correze. Estas bibliotecas no son bibliotecas rebajadas. En una mayoría de los casos, ellas permiten satisfacer una demanda de servicios de proximidad. La manera de concebir estos servicios ganaría por lo menos en ser repensada en profundidad. En la era de internet y del libro digital, hay que saber responder a las demandas determinadas de públicos en plazos razonables. El desarrollo de nuevas herramientas de información y de comunicación, lejos de condenarlas irremediablemente, les abre toda una serie de nuevas posibilidades.