El futuro de las bibliotecas se decide hoy: el punto de vista español

Las bibliotecas españolas se han beneficiado, por una parte de haber podido desarrollarse, después de la época franquista, sin sobrecargarse del peso de las tradiciones, por otra parte de la organización política del país, que hace un amplio lugar a la descentralización de las responsabilidades. Apropiándose rápidamente de las innovaciones tecnológicas, ellas se han involucrado en las acciones de cooperación, instalando, para las más recientes de estas innovaciones, realizaciones alrededor del libre acceso y de los consorcios de compras de documentos electrónicos. En un mundo más que nunca ávido de información, ellas tienen un papel decisivo que jugar, siempre y cuando actúen vigorosamente para cambiar las representaciones a menudo paseistas de las que son objeto y proponer una imagen renovada de ellas.