En el dedo y en la mira

Toda acción ligada a la lectura se ha vuelto digital en el sentido propio como figurado. A semejanza del ratón y del teclado, el dedo es hoy en día una herramienta indispensable a la hora de la lectura táctilo-digital. ¿Cómo esta nueva mediación impuesta por la tecnología modifica nuestros comportamientos y nuestras costumbres frente a la práctica de la lectura? La desaparición progresiva y programada del objeto impreso no corre el riesgo de producir, a semejanza de otras transformaciones mediáticas fundadoras como la imprenta o la televisión, un nuevo ecosistema cognitivo que provoca mutaciones importantes en nuestras formas de leer? Caer en la paranoia o en el debate nostálgico, uno puede interrogarse sobre esta práctica de lectura en tanto que gesto, diversión y competencia. Y, sobretodo, preguntarse si la lectura digital no es una herramienta naciente de acondicionamiento gerencial y consumista...