Leer en internet: ¿es siempre leer?

Desde hace 5000 años, y la invención de la escritura, la lectura reclama atención, y, con este rasero, la lectura en los soportes digitales releva por el momento de la seudolectura, del picar, de la navegación. La atención del lector está dispersada, cosa que testimonia por ejemplo la utilización de los vínculos hipertextos. De otra parte, la lectura digital ha cambiado nuestra relación al tiempo, facilitando el acceso a las informaciones pero no forzosamente a su memorización. Por el momento, la mayoría de los soportes digitales conducen al lector a una cierta fatiga visual. Pero los procedimientos de afichaje, en constante progreso, dejan pensar que la superación del libro papel por los soportes digitales es para mañana.