Los adolescentes y la lectura: quince años después

En una época dominada por el computador e internet, la lectura "tradicional" parecería a la antípodas de los inteeses de los adolescentes. A partir de una encuesta longitudinal llevada a cabo con el ministerio de la Cultura entre cerca de 4 000 niños durante diez años, es posible situar el lugar de la lectura en la cartografía de sus prácticas y de sus gustos. Si es difícil comparar término a término cuestiones que no son siempre formuladas de manera idéntica, ¿qué evoluciones podemos desvelar a partir de otra encuesta longitudinal, llevada a cabo quince años antes?