El árbol, la descentralización de las bibliotecas y el concurso particular

Cuando Jean Gattégno, antiguo director del libro y de la lectura, declaraba, en noviembre 1981, que “la descentralización es algo que nosotros no dominamos todavía”, hablaba de oro. Treinta años después, los lazos entre las bibliotecas territoriales y el Estado central, representado por la dirección y después por el servicio del libro y de la lectura, se han distendido, pero, sin embargo, no han desaparecido, síntoma de esta permanencia, el concurso particular, que ha sobrevivido a todas las tempestades.