Sentarse, cazar furtivamente, encorbarse: el vocabulario de los cuerpos en la mediateca. ¿Estamos listos para un desorden tranquilo?

Leer este lugar particular a través del prisma de lo corporal, es preguntarse qué impacto los gestos y posturas que están en uso en la mediateca pueden tener sobre lo que siente el usuario, sobre la percepción de los documentos y del servicio dado. A través de este lenguaje no escrito, ¿qué discurso los bibliotecarios, comprendidos los usuarios mismos, vehiculan sobre la forma en que conciben la biblioteca y sobre la manera en que la abren al mundo que la rodea? En el momento donde la cuestión del cuerpo gana terreno en nuestras sociedades occidentales, un desvio mediante el baile y la emoción permite tener una mirada nueva sobre la biblioteca.