Consejos a un joven redactor de informes administrativos

He aquí, con un tono de humor, algunos consejos para redactar un informe administrativo, de la lectura de la carta de misión a la posteridad del informe, pasando por la elección del título, la redacción de la introducción, la audición de “peritos”, el dosaje de impertinencia y de provocación, la conclusión, la entrega del informe y su difusión. Lo esencial es por supuesto sobrevivir a este ejercicio, abordarlo como si el informe fuera a ser leido integralmente por alguien, lo que nunca fue el caso.