"¿Dónde están las novelas que cuentan problemas?" Clasificar de otra manera las novelas para los jóvenes

¿Por qué no clasificar las novelas para los jóvenes por tema en lugar de por orden alfabético? A través de tres ejemplos actuales de bibliotecas que han adoptado esta clasificación que parece ampliamente corresponder a las necesidades de los jóvenes lectores, el autor muestra sus ventajas -acceso más directo y fácil al libro, aumento de los préstamos, etc.-, en particular en el caso de una doble clasificación (por autores y por temas). Por cierto, se requiere de tiempo, de flexibilidad y de la evolutividad por parte de los bibliotecarios, pero numerosas pistas están por explorarse para ir aún más lejos, para volver la elección más inventiva y lúdica.