Los archivos de cine y de audiovisual y las bibliotecas : desafíos del acceso a los contenidos

Las cinematecas y los archivos, constituidos por cinéfilos, han privilegiado el cine como obra de arte, esencialmente de ficción, mientras que las bibliotecas han constituido primeramente un fondo documental. Las técnicas de conservación y de restauración desarrolladas a partir de mediados de los años 1970 han aprovechado rápidamente al mercado privado, que progresivamente ha multiplicado los mercados de difusión. No pudiendo pretender –más– cubrir el conjunto del cine y de lo audiovisual, las cinematecas, archivos y bibliotecas deben a partir de ahora definir su objeto propio y su política de adquisición, así como procedimientos de trabajo y competencias que permitan acompañar una oferta identificada, centrada en el trabajo de contextualización de las obras.