¿Cuándo se puede establecer que una biblioteca dispone de una política documental?

La diversidad de las prácticas y herramientas que se reclaman de una política documental, lleva a cuestionar la naturaleza misma de esta dimensión reciente de la actividad bibliotecaria. El estudio de las ejecuciones de tales políticas revela a la vez el carácter complejo del proceso y el reto que representa este work in progress para la eficacia y la legitimidad de la biblioteca. Rebelde a la normalización como a la tecnicización, hecha de ensayos y de errores, la política documental aparece como una construcción crítica en perpetua renegociación, una interpelación de los objetivos y de la actividad de la biblioteca, como del oficio de bibliotecario.