¿Puede la biblioteca sobrevivir a sus consumidores?

El autor del artículo subraya la doble naturaleza de la biblioteca, a la vez institución pública y espacio de consumo de bienes culturales mercantiles, en un entorno económico y comercial nuevo que tiende a banalizar los bienes y servicios culturales y de ocio. Este sugiere que la biblioteca, en lugar de deplorar el consumismo, explore las significaciones para ampliar su público y sobretodo para proponer servicios adaptados a un público más numeroso.