Los bibliotecarios para la juventud y la formación: tres proposiciones

Las insuficiencias actuales de la formación de los bibliotecarios en el ámbito especializado de la juventud incitan a volver a definir las misiones y las modalidades de funcionamiento de estos servicios y a volver a pensar las formaciones. Estructurar el paisaje de la formación de tal forma que se afronte las nuevas realidades de la lectura, estando la relación al libro en la base de la reflexión, amplificar las políticas transversales de la lectura para poner en red el conjunto de las bibliotecas y modificar las prácticas en uso para descompartimentar y ampliar la formación al conjunto del personal, estando concernidos todos los servicios por este efoque. Tales son las expectativas y lo que está en juego para una parte de la profesión.