Colaborar de otra manera: lo que está en juego para las bibliotecas universitarias

Las universidades deben hoy en día enfrentar dos fenómenos de inflación que resulta útil de aproximar: la inflación del público, la inflación de las referencias. Varias consecuencias en cuanto a la colaboración profesional se suceden. Ublicadas en competencia, las universidades deben tener una política científica identificable, que no puede desarrollarse sin acompañamiento documental fuerte. Abiertas a nuevos públicos, éstas no pueden tener una política pedagógica real sin transmisión de las prácticas del estudio, entre las cuales la práctica documental es de una importancia mayor. Al tener un papel en la vida de su entorno social, las universidades no pueden jugarlo sin hacer pasar las bibliotecas "en la parte frontal" de este escenario. Por estos motivos, una colaboración más estrecha de unos y otros, en todos los niveles de la acción y de la decisión es una condición para el porvenir.