El tiempo de las imágenes

El texto y la imagen han constituido durante largo tiempo dos categorías antinómicas, que se compartían la constitución de los medias, en una doctrina heredada del arte poético de Horacio: Ut pictura poesis. Este orden clásico de los medios de conocimiento está hoy día trastornado. La grabación sonora, al rehabilitar la oralidad en relación a lo escrito, ha escindido el mundo del texto. La escritura, mientras tanto, gracias a los medios de reproducción modernos (litografía, fotografía, fotocopia, numerización), ha hecho pasar lo escrito del lado de la imagen. El mundo de la imagen ha sido cortado en dos: la imagen fija y muda, la imagen animada ligada a un relato. En última instancia, es el lazo con la lengua que parece ser el discriminante de estos medias, y reactiva la vieja oposición de Lessing entre las artes del tiempo y del espacio. El libro, en su nuevo paisaje, en competencia con el "sitio", parece deber su valor más a las virtudes simbólicas de su materialidad que a la especificidad de sus contenidos.