Políticas culturales y territorio : la trivialización dolorosa

La gestión territorial de las políticas culturales pone en evidencia una disociación creciente entre estatus y funciones de las colectividades públicas concernidas. Es para remediar esta situación enredada que se han entablado reformas que apuntan a hacer emerger instancias territoriales más "pertinentes" y con competencias globalizadas. Ahora bien, resulta que esta globalización de competencias sectoriales suscita de contragolpe una especialización de las funciones políticas entre las diversas colectividades territoriales, conocidas o inéditas. ¿ La integración de las políticas culturales en el seno de proyectos de territorio constituye entonces una primera etapa de su territorialización, es decir de su instrumentalización al servicio de las funciones políticas asumidas por cada una de estas colectividades ?